la pantufla de Artaud

“La pantufla de Artaud”

Felizmente, nosotros ya sabemos que hemos sido hechos para vivir y morir en el temor del derrumbe del pensamiento.

¿Gracias a quién tomamos ese derrumbe, a quién pertenece la mano que niega  que la apariencia de ese derrumbe sea una realidad absoluta?

Sólo una especie de espíritu tornado con tolerencia hacia la muerte nos permite constantemente mantenernos con vida. [Artaud] deseaba que el teatro, dicho de otro modo la carne-esta perturbación que hemos considerado como el opuesto al pensamiento- preserve la acción única, irreproducible, que su grito fisiológico exigía. Todas las catástrofes, todas las situaciones explosivas padecen de no ser  más que piadosas revoluciones frente a aquél que decía: “[…] y lamentablemente yo estoy con vida”. Pero sobre todo, él debía comprender las partículas del derrumbe absoluto y pedirle razón a la carne no coronada. La apariencia de la vida es contada como la falsa capa inmaculada que ella es para las bodas de la materia temblorosa y de la metafísica de una época sombría, errando en el interior de las partículas donde espumajea el feto; es también un espectáculo enceguecedor  que data de la época donde el principio, apenas nacido, flotaba y se abismaba en el océano de la vida. A quién beneficia pues la línea de horizonte de esas plenas capacidades, el punto extremo del sufrimiento al que uno llega en el más puro deseo de vida? Artaud ha abierto ese punto extremo, desgarrado esta línea de horizonte, él ha arriesgado el pensamiento de la carne hacia un nuevo proceso. En este momento, él ha observado claramente que el agujero que roe el pensamiento  reencontraba su estado original de carne, gruta del espanto. El no ha enseñado el estricto sentido de lo que llamamos la ternura en reserva, y él continúa a mostrarnos, desde infinitamente lejos el renacimiento del cerebro lamentable. Nosotros tenemos que soñar nuevamente ese último monólog o(¿era de hecho, la perfección pensada?) pronunciado por la pantufla que Artaud tenía en la boca justo antes de morir”.

 

Tatsumi Hijikata*

(Traducción del francés Rhea Volij)